Balance de la experiencia – Vorwand-B

La experiencia de Sant Joan de Mediona fue muy enriquecedora a nivel personal y para el proyecto.  Era la primera vez que como grupo trabajábamos juntos y fueron unos días muy intensos en los que todos nos pusimos al servicio de una creación común. Solo estuvimos reunidos durante una semana y los resultados del trabajo fueron sorprendentes y muy alentadores de cara al futuro trabajo común. Aún así no se pudo dar cuenta de todo ello en la muestra abierta. El objetivo con ella era compartir los experimentos realizados y no representar una obra acabada. Teniendo eso en cuenta, el objetivo fue cumplido.

Estar ocupando un espacio normalmente dedicado a actividades lúdicas y recreativas despertó la curiosidad entorno a nuestra actividad de una manera sobrecogedora. Tuvimos indicios de que iban a acudir niños, pero el contenido de lo que queríamos investigar no era para un público infantil.  Optamos igual por seguir adelante, sin saber del todo como resolver la situación y sin poder dedicarle demasiado tiempo. Con la expectativa que habíamos creado no quisimos dejar a nadie fuera el día de la muestra. El resultado fue un “medio camino”, en las que nuestras exigencias artísticas tuvieron que cederle espacio a la participación de una cantidad desbordante de personas, mayoritariamente menores. El aprendizaje de esta negociación interna y en directo a nosotros nos valió mucho la pena. Esperemos no haber defraudado ni a los niños ni a los adultos del pueblo aunque sabemos que pueden haberse sentido también a medio camino. Pero esa fue la manera de poder celebrar este encuentro.

Volver a Vorwand-B